El Duque murió y media España lloró. Terminaba el año 2008 y Miguel Ángel Silvestre, Rafael Duque en la pantalla, aparecía cada semana en televisión con la voz gastada por el tabaco, barba de dos días, trapicheos varios y trajes a medida. Era Sin tetas no hay paraíso, la serie que le encumbró como el nuevo galán nacional.

Nueve años después, Silvestre desayuna en un hotel de Miami mientras se prepara para tener contacto con los mayores narcotraficantes de Colombia. Podría ser un spin off de El Duque pero no, es la nueva vida de Miguel Ángel, último fichaje de Narcos (Netflix) para su tercera temporada. Repito: Narcos. Hablamos del mayor fenómeno actual en el mundo de las series junto a Juego de Tronos. «Llegué al rodaje temblando y me encontré de frente con Javier Cámara (otro fichaje español de la serie). Javier Cámara, tío, que es un actor al que he admirado toda mi vida, que he estudiado en profundidad y que es un gran amigo».

 

P: Y tu primera escena en el rodaje fue con él…

R: Era mi primer día de trabajo y sólo tenía que saludar a Guillermo, el personaje de Javier. Había preparado mucho el acento pero no tenía que decir nada más, sólo saludar. Hasta que 30 segundos antes de la toma el director me dice que no, que les tengo que preguntar qué tal están, si la están pasando bien… Y yo me quedo helado, ¡yo necesitaba practicar eso, por Dios! (risas). Entonces empiezo (Silvestre se levanta del sofá y comienza a hablar con acento colombiano) «Bueno, ¿cómo lo están pasando?». Y Javier me corta: «No, no, tienes que decir cómo la, ¡la! están pasando». Yo ahí estaba nerviosísimo ya, pedí un café y Javi no me dejó, me decía «Miguel Ángel, relájate». Pasa un rato y vamos a grabar la primera toma, empiezo «Guillermo, Patricia… ¿cómo lo están pasando?». Javi me mira desesperado y… Joder, me cagué en todo, pero ahí está la importancia de tener un amigo en el rodaje.

 

P: Tu personaje en ‘Narcos’ se podría parecer un poco al de Rafael Duque.

R:Mi personaje, Franklin, se parece en cosas al Duque, pero podríamos observar y analizar ambos y te diria todas las diferencias. Pero desde fuera se podría pensar que sí, que es mi papel más parecido al Duque.

 

P: ¿Después de aquel éxito tuviste miedo a encasillarte en personajes de ese tipo?

R:Creo que un actor sólo se encasilla si quiere encasillarse. Pero ahí fuera hay un abanico de personajes y van llegando, la vida te sorprende. Al principio estaba muy obsesionado con querer hacer un personaje concreto, lo buscaba, pero ahora creo que los papeles adecuados te llegan a ti. Haría diez personajes iguales que El Duque sin problema, no tendría miedo en encasillarme. De Lito me enamoré y tuve mucha suerte…

 

Lito Rodríguez es el personaje que Silvestre interpreta en Sense8, la serie de las hermanas Wachowski que es otro de los éxitos recientes de Netflix. Cuenta la historia de ocho personas de distintas zonas del mundo que están conectadas mentalmente. Una de ellas es Lito, un actor español que vive en México y que esconde su homosexualidad para proteger su carrera. La historia de Lito es de las que más tirón tienen entre el público de Sense8, y ha convertido a Silvestre en uno de los rostros clave de la serie. «Sense8 tiene un público global, habla de muchas personas y culturas, llegar a Corea y ver que la gente ha conectado con tu personaje… Lito, debido a esta necesidad que tiene de ser fiel a sí mismo, de tener libertad, conecta con muchas personas. No sólo porque sean o no homosexuales, sino porque hay demasiadas culturas y países en los que no te puedes expresar como realmente deseas».

 

P: ‘Sense8’ fue tu primera parada en Netflix, ¿cómo te llegó la oportunidad?
R: Mandé una prueba para el primer casting desde Madrid y para el segundo me tuve que ir a Los Ángeles. Estaba en un mal momento de mi vida, había dormido dos horas por un problema personal… estaba mal. Mi representante me convenció para ir a la prueba, al fin y al cabo estaba en Los Ángeles haciendo lo que siempre había querido. Creo que el mal momento personal me ayudó en el casting, porque después de hacerlo las Wachowski querían verme en Londres. ¡Salí de ahí convencido de que me lo daban, pero tardaron un mes! Dejé Madrid para irme a vivir a Los Ángeles y ahí empezó todo.

 

P: ¿Cómo llevas lo del inglés?
R: Cuando jugaba al tenis viajaba mucho y lo tenía más o menos dominado, pero le sigo metiendo horas para afinarlo… Lana Wachowski (directora de Sense8) es muy culta y habla con lo que ellos llaman Ten Dollars Words, un vocabulario muy rico. Al principio no le entendía nada, me decía en inglés «bueno, ahora cambia esto». Y yo pensaba «bueno, voy a cambiar lo que estoy haciendo porque quiere que cambie algo, pero no sé el qué (risas)». No sabía lo que me decía hasta que soltaba «ya lo tenemos».

Las Wachowski le dieron una oportunidad en la industria norteamericana que Silvestre parece decidido a no desaprovechar. Lejos queda El Duque y su voz ronca. Hay un nuevo narco en la ciudad.




Con los estrenos de Sense8, Velvet y Narcos. Miguel fue entrevistado por la revista Mad Men Magazine, donde nos habla sobre cómo gira su carrera en este momento que vive el momento americano, a continuación te dejamos la entrevista completa y las fotos:

Hacía cuatro años que no hablábamos… Todavía ni se había empezado a emitir Velvet.

¿Tanto? ¡Cómo pasa el tiempo! Eso también significa que nos vamos haciendo mayores (risas)…

Tu mayor no sé, pero desde luego que inquieto un rato. ¡Has hecho de todo! Para empezar, un cambio de residencia a L.A ¿Cómo surge?

Pues fue fruto de las pruebas que me ofrecieron para mi personaje en Sense8. Tuve varias y vine a Los Ángeles para poder hacerlas. Salvo una que hice en Londres el resto las hice aquí y era más fácil trasladarme un tiempo para no tener que estar yendo y viniendo. Cuando finalmente me dijeron que el personaje era mío ya tuve que formalizar el tema y mudarme.

¿Y qué tal el cambio?

Hombre, duro a nivel personal porque, aunque ayuda mucho poder hacer videollamadas, sientes lejos a la familia y los amigos, pero entiendo que es una oportunidad brutal para mí y eso es lo que me hace mantener el ánimo a tope. Cuando coincide que ruedo en Europa hacen lo posible por venir a verme a Londres, Amsterdam… En fín, tengo que aceptarlo y no puedo quejarme porque soy un privilegiado por poder dedicarme a esto.

Chico Almodóvar, participando en una de las series más vistas en España en los últimos años (Galerías Velvet) y uno de los primeros españoles en rodar en U.S.A para Netflix…

Ya te digo que estos años han sido brutales a todos los niveles. Han pasado muchísimas cosas y muchas veces no lo pienso hasta que me lo recuerda alguien en una entrevista o hablando con un amigo. Yo simplemente estoy disfrutando de lo que va llegando y agradeciendo tener la oportunidad.

Es la mejor manera de llevarlo para no volverse un poco loco, porque vértigo tiene que dar…

Depende de cómo te lo tomes. Yo intento naturalizarlo, llevarlo de la manera más racional posible para no colapsarme y seguir adelante con fuerza.

¿El trabajar en una producción internacional es muy diferente a lo que habías hecho en España?

A nivel profesional no. En España se están haciendo proyectos de muy buena calidad y, por ponerte un ejemplo, Velvet ha sido comprada por Netflix. Eso quiere decir que hacemos las cosas bien y que no tenemos nada que envidiar a otros países. En lo que si he notado cambios ha sido en el rodaje. Helicópteros, drones… se hacen todo tipo de virguerías para una secuencia. Sense8 es una serie con mucha acción y ahí lo dan todo. Me acuerdo que, en uno de los capítulos, leí en guion que el decorado saltaba por los aires en una explosión… y cuando rodamos lo hicieron saltar por los aires literalmente (risas) Yo esperaba que fuera algo de efectos en postproducción y no (risas).

No se andan con tonterías…

Tiene mucho que ver el que esté al mando las hermanas Wachowski. Como directoras se implican en el rodaje, buscan resultados de mucho impacto visual y eso solo se puede conseguir acercándose a la realidad en todo momento lo más posible. Si hay una escena bajo el agua no ven los planos desde el barco. Se ponen el traje de buzo y bajan con el cámara para poder verlo in situ y sentir esa emoción a la vez que los actores. Son geniales y el éxito de la serie se debe totalmente a ellas.

¿Cuál fue el motivo principal para aceptar el papel de Lito?

Pues precisamente el que la serie estuviera dirigida por ellas. Sabía que iban a tratar el tema LGTB con un tacto especial y que iban a contar lo que le sucedía a Lito de una manera magistral y con muchísimo tacto.

Las escenas de sexo en grupo, las homosexuales, los desnudos… ¿Te resultaron muy difíciles de rodar?

No se trata de que sea difícil. Una vez que confías en quien está creando y te sientes parte de la creación te dejas llevar. Es solo sexo. No debería dársele tanta importancia. Por desgracia las imágenes sexuales generan más impacto que las violentas. Eso no debería ser así y me alegra contribuir, de alguna manera, a normalizarlo.

¿Has sido siempre tan abierto sexualmente o esta serie te ha ayudado a ser más “open mind”?

En casa he convivido con la homosexualidad desde pequeño. Tengo ejemplos en mi familia del colectivo LGTB y gracias a mis padres en ese sentido me siento muy bien educado. Así todo, creo que en España somos bastante abiertos mentalmente respecto a otros lugares del mundo, somos muy afortunados a nivel cultural.

Desde luego no se nos da mal eso de normalizar el sexo en nuestras películas y ficción. Podríamos decir que somos pioneros incluso…

Claro. Por suerte genios como Almodóvar, por ponerte un ejemplo, nos han ido ayudando a normalizar la homosexualidad, las escenas de sexo y los desnudos. ¿Quién no ha visto de pequeño en la tele alguna imagen subida de tono? (risas) Te decían que te taparas los ojos, pero, al final entre los dedos, veías lo que veías. Eso está genial. El sexo no debe ser tan extraño cuando todos lo practicamos (risas).

Dejando el sexo a un lado ¿Cómo has vivido el alcance e impacto mediático de la primera temporada?

Por suerte, trabajamos tanto en el rodaje, que queda poco tiempo para darte cuenta de lo que sucede fuera (risas). Estoy centrado en rodar y me alegra ver los buenos resultados que está teniendo. El concepto digital hace que todo sea mágico. Tantos países, tantos espectadores… Se cuenta una historia y se multiplica el alcance. Eso como actor es muy grande y muy importante.

También ayuda a abrir puertas…

Bueno, no te creas que es algo que tenga como objetivo. Tengo claro que estoy en un buen momento y que tengo que trabajar, darlo todo y estar pendiente de hacer mi trabajo lo mejor posible. Lo que tenga que estar por llegar, llegará.

Estas inmerso en el rodaje de Narcos. Segundo proyecto ya con Netflix y más difusión internacional…

Un lujazo. Terminamos el rodaje en una semana y me da pena, no voy a mentirte. Me he incorporado a la serie con muchísima ilusión y estoy deseando que se emita (risas) Soy fan de Narcos y participar en ella es la leche.

¿Algún proyecto más en mente?

Creo que ya es bastante (risas) Terminar Narcos y ver proyectos que lleguen. Hay alguno sobre la mesa, pero nada cerrado: Asique veremos…

¿Y la vuelta a España la consideras?

Tengo muchas ganas de trabajar en España otra vez. Estoy leyendo guiones y viendo cual es el que considero que realmente pueda dar un paso más. Pero vamos, lo estoy deseando. Lo bueno de las coproducciones con plataformas como Netlfix es que se puede trabajar con el mismo alcance desde muchos lugares y España tenemos muchísimo talento. Hay directores con muchas cosas que contar y me encantaría ser parte de ellas.

Pues deseando verte pronto de vuelta y disfrutar de ti por aquí.

Muchas gracias ¡Espero que nos veamos muy pronto!




Luces. Cámara. Acción… Precisamente de acción son las escenas que graba por estos días el famoso actor español Miguel Ángel Silvestre en Cartagena a cuenta de la tercera temporada de “Narcos”, la tan controvertida como innegablemente exitosa serie de Netflix.

El jueves fue bastante movido para Miguel y para el equipo de producción de la serie. En la mañana, una balacera en la Plaza de San Pedro Claver, y en la tarde, una persecución a pie por la emblemática Plaza de La Aduana, justo frente a la Alcaldía Distrital. El protagonista de esta última toma fue Miguel o, más bien, Franklin Jurado, su personaje… fue perseguido por un hombre armado, entre la multitud de la plaza. ¿Será que Franklin logra escapar?

Miguel Ángel no pudo respondernos esa pregunta, la producción le prohíbe dar detalles sobre la serie, pero sí nos contó de su amor por Cartagena y de un pequeño inconveniente físico. Hablamos con él en exclusiva.

Llevas varios días en Cartagena, ¿cómo te has sentido en la ciudad?
-Me he sentido muy feliz aquí, Cartagena es un lugar precioso. Es uno de los lugares más bonitos de Latinoamérica y de los que he estado en mi vida, sin duda. El Centro Histórico es precioso, me recuerda a casa, ya sabes, la arquitectura se parece bastante a algunas ciudades de España, a los centros históricos que tenemos en mi país en ciudades como Madrid, Ibiza y Sevilla. Y la gente es un verdadero encanto. Estoy enamorado de la ciudad.

¿Qué ocurrió con tu pierna izquierda?
-Corriendo en una de las escenas, tuve una rotura parcial del isquiotibial, pero bueno, he tenido que intentar correr para terminar la secuencia, eran unos planos cortos y esperemos que pueda funcionar.

¿Hasta cuándo estarás en la ciudad?
-No sé hasta cuándo esté en aquí, pero disfrutaré cada momento. El tiempo que esté aquí depende de la producción. Ahora estoy con “Narcos”, con la temporada tres y voy a estar una temporadita aquí.

Miguel nos contó, además, que iría a un hospital para tratar las molestias en su pierna, pero que eso no impedirá que siga con las grabaciones… Y mucho menos que disfrute de Cartagena.

Las grabaciones…

Lewis Bonfante, uno de los productores, aclara que si bien las grabaciones se realizan en Cartagena, en pantalla se mostrará como Curazao, en el año 1995. Ya se han grabado escenas en San Pedro, La Aduana, Calle Santo Domingo y Las Damas, y se espera que hoy se realicen en Getsemaní, en la Plaza del Pozo, y en Manzanillo del Mar.

FUENTE